Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
El blog de Hector Grave

Posts con #de musica

De música...descubriendo sonidos

27 Febrero 2009, 17:45pm

Publicado por Hector Grave

De música...descubriendo sonidos


De todas las expresiones culturales existentes, es la música la que más disfruto. Me considero ignorante en el tema, de hecho desconozco totalmente la teoría musical, el solfeo, las composiciones clásicas...pero me aferro al sonido que me agrada y no lo suelto en ningún lado. Soy un fanático ignorante, se puede decir.

Cuando cruzo la puerta de entrada a una tienda de discos compactos mi sensación es idéntica a la que experimentaba de pequeño cuando cruzaba la puerta de "Toys R Us", o en su versión tapatía en los 80's "La Colonial". Hay entusiasmo, ilusión y alegría. Me apena muchísimo observar que el formato de disco compacto va de salida y la proliferación del formato electrónico avanza rápidamente. No hay satisfacción alguna en esos formatos. Te llevas una canción y un sonido, pero la necesidad natural de poseerla no te acompaña. No hay material extra, un librito con agradecimientos, fotografías, colores, ni una caja que atesorar en casa con cariño. En reflexiones como esta me doy cuenta que soy ya de una generación pasada. Ahora comprendo a los que hace 20 años se aferraron al LP de vinil. Ni mi I-Pod me salva de ser obsoleto.

Tengo en mente cientos de discos que puedo comentar por horas, sin embargo hay cinco en particular, que sin ser los mejores necesariamente, ni mis favoritos, me hiceron muy feliz cuando los escuché por vez primera. Su descubrimiento fue una experiencia muy grata y no los cambiaría por nada en el mundo. Te comparto mi lista:


1) Tour de France Sountracks, de Kraftwerk

Mi hermano me introdujo al mundo de la músic electrónica a principios de los 90's. Para entonces Kraftwerk ya llevaba décadas produciendo sonido. Electrónico, sencillo, rítmico y minimalista por excelencia antes de que el término se convirtiera prácticamente en sinónimo de un estilo decorativo snob totalmente aborrecible. En fin. Este disco lo encontré por casualidad en la tienda. Lo compré sin escucharlo seguro de que me gustara o no, la experiencia valía el precio y lo excedería. No me equivoqué. De principio a fin el disco mantiene un nivel extraordinario. Sus primeras cuatro pistas emulan una misma competencia (el "Tour de France", naturalmente) en sus diversas etapas, dejando lo mejor para después. "Aéro Dynamik", "Chrono", "Vitamin" y "Elektro Kardiogramm" son un espectáculo sin igual. Al final la última versión de "Tour de France" nos enseña un Kraftwerk muy bien traducido al pop. Es un disco para mi gusto casi perfecto.


2) Heroes to Zeros, de Beta Band

Tengo entendido que esta banda iba ya por su tercer album cuando salió a la venta "Heroes to Zeros". Con una portada confusa (más propia de un disco de Limp Bizkit o Green Day) lo escuché porque se encontraba en demostración al público. De principio a fin encuentras una banda fresca, que suena al pasado pero no como música vieja, sino como homenaje. "Lion Thief" y "Troubles" pudieron haberse estrenado hace 25 años y sonarían igual de bien para el público. Nunca encontré una disco que produjera este efecto.


3) Night on Fire, de VHS or Beta

Leí una nota-que-referenciaba-una-nota de la revista "Spin" y comentaban muy brevemente este disco. No recuerdo que decía, pero no tardé más de una semana en obtenerlo. Mi primera impresión fue que Robert Smith comandaba una nueva banda y el sonido era una mezcla de Daft Punk con Franz Ferdinand. Canción a canción el disco aumenta su nivel, a veces más rock, a veces descaradamente electrónico. "Night on Fire", "No Cabaret!" y "Nigthwaves" suenan como verdaderos clásicos, sin serlo oficialmente. El resto del album es muy consistente con su sonido y a pesar de ello no cansa jamás (algo como lo que sucede con Coldplay, que aunque estupendos en muchos niveles, pasadas 4 canciones tiene uno la impresión de estar escuchando la misma una y otra vez). Al llegar al track número tres estaba seguro de haber descubierto a una de mis bandas favoritas. Fue amor en nuestro primer encuentro.


4) Rue des Cascades, de Yann Tiersen

Esto es otra cosa. Otro ¿género? No tengo ni idea de cómo se defina la música de Yann Tiersen. Más conocido por el "Soundtrack" de "Amelié" (una verdadera joya), este album es previo a su composición y es tan dulce para el oído que embelesa. Los cortes son muy breves, con violin, acordeón, piano, xilófono, chelo e incluso un pianito de juguete que da un toque verdaderamente infantil e inocente. "La Fenetre" por su ritmo y gran velocidad me hace siempre viajar a un lugar del que no me gusta volver. Este album desencadenó la caza del resto de su obra para mi colección. Me falta todavia el primero. TENGO que tenerlo, y aunque sé que ya no lo editan, estoy seguro que lo voy a encontrar.


5) Sound-Dust, de Stereolab

Este grupo lo adoré desde que lo escuché por primera vez cuando me quedaba dormido despúes de la escuela por las tardes con MTV prendido como único acompañante (esto es cuando MTV todavía se preocupaba por la diversidad, antes del dominio total y absoluto del "Gangsta' Rap" y todo lo que vino detrás y que se propagó cual infección en la tele y la radio). El video era de la canción "Miss Modular" y desde entonces les he seguido la pista fielmente. "Sound-Dust" es un disco posterior. El sonido totalmente setentero se percibe acentuado por la voz de Laetitia Sadier indistintamente en inglés o francés. Sexy. Stereolab es como comer malvaviscos: o te gustan, o los aborreces. A mi me fascinan, nunca son demasiado dulces, nunca son demasiados en tu boca. El album trae varias canciones que se componen de varias piezas unidas por un interludio o pausa. Esto te permite experimentar emociones mixtas en un solo track. "Captain Easychord" trae una introducción rítmica muy elemental antes de soltar toda su hipnósis. "Suggestion Diabolique" se siente como pista de película de terror serie "B". Es un disco que amo en verdad. 


Seguiré escribiendo sobre música, no lo puedo evitar. Me es tan grato y placentero que creo podría dedicar mi vida a ello. Es una lástima que en mi infancia nunca descubrí talento para tocar algún instrumento ¿Será tarde? Ya veremos.

Ya me voy. Tengo el último de Beck en el carro esperándome. ¿Que sería de mi trayecto diario de 40 minutos de la oficina a la casa sin su compañía? Un viaje en la realidad, algo que si puedo, prefiero evitar.


Héctor Daniel

Ver comentarios